MARKO CORTÉS Y SU «PAN DE MUERTO» EN Q. ROO// El Mirador, Por Kisky Hiyozo

Por Kisky Hiyozo

Complicado sí lo es… ¿Imposible? Sólo si se dan por muertos.

Todo parece indicar es segunda opción la que empieza a reflejarse al interior del Partido Acción Nacional y que repercute como bomba en las filas de sus, hasta ahora, aliados PRI y PRD. (Aaaaaay mis hiiiiiijos!!!)

Al grano: Ayer sorprendió el dirigente nacional del PAN, Marko Cortés, quien aprovechó el Día de los Difuntos para dar por muerto a su partido en la contienda estatal de 2022.

Así es, el dirigente nacional ya bajó la guardia y da por perdida la retención de la gubernatura de Quintana Roo, junto con la de otros cinco estados que celebrarán elecciones en 2022.

Todavía no se muere y ya le cavaron su tumba.

Cierto es que el Presidente Andrés Manuel López Obrador y su partido se mantienen muy fuertes en la entidad, como cierto también lo es que se le viene un voto de castigo muy cuantioso al PAN por la falta de compromiso e ingobernabilidad que se vive en el estado, responsabilidad del gobierno panista de Carlos Joaquín González, tachado en el sur como “el peor gobernador en la historia de Quintana Roo”.

Mal muy mal, pero de eso a inmolarse ocho meses antes de la elección, es inaudito.

En este caso, quizá la mejor solución sería que el PAN no participe en la contienda ni reciba las prerrogativas que le corresponden.

¿No cree?

A Marko Cortés se le indigestó el «Pan de Muerto»

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*

A %d blogueros les gusta esto: